En Matahambre nos gusta la dieta mediterránea, la nuestra.

La dieta mediterránea también forma parte de nuestro valioso patrimonio cultural. Millones de personas visitan cada año Andalucía atraídos por su genuina gastronomía. En esta publicación queremos profundizar en algunos de los alimentos más representativos de la dieta mediterránea, que no sólo es un listado de platos típicos. La dieta mediterránea es nuestro estilo de vida, nuestra forma de cocinar, nuestras costumbres e identidad.

¿Qué alimentos son la base de la dieta mediterránea y qué beneficios nos aportan?

En Andalucía podemos presumir de un maravilloso clima y esto abre muchas posibilidades a la práctica de actividades saludables. Este hábito va de la mano de una gastronomía sana, basada en los ingredientes que proporciona la agricultura de la región a partir de esas condiciones meteorológicas. Así, el círculo se cierra. Todos los elementos se alían para que en nuestra tierra tengamos un estilo de vida excepcional.

¿Cómo se “practica” la dieta mediterránea? Para empezar, este patrón puede resumirse en la cuestión de reducir el consumo de carnes e hidratos de carbono. La dieta marca que se debe aumentar la ingesta de alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva.

tomato-2974078_960_720

El aceite de oliva es el alimento rey de la dieta mediterránea. Gracias al ácido oleico y a sus grasas vegetales se reduce considerablemente la obstrucción de las arterias. El aceite de oliva también cuenta con un alto contenido en carotenos y vitamina E. La dieta mediterránea defiende su consumo frente al de otros tipo de aceite o la mantequilla. Las verduras y legumbres, frutas, pescado, carnes blancas, pasta, arroz y frutos secos son otros de los alimentos fundamentales de la dieta mediterránea.  Y todos estos ingredientes son clave en los platos de nuestros restaurantes Matahambre.

Por lo tanto, además de su sabor, la dieta mediterránea aporta muchos beneficios a nuestra salud. Enumeramos algunos de ellos:

  • Bajada de peso.
  • Capacidad de control de la presión arterial y la hipercolesterolemia.
  • Retraso del deterioro cognitivo.
  • Consumo de productos de alta calidad y de temporada.
  • Bienestar físico y mental.

Se ha demostrado que las personas que siguen una dieta mediterránea tiene menos probabilidades de sufrir ataques al corazón y problemas de riñón, afecciones más habituales en las que optan por la “comida rápida” alta en grasa.

En Matahambre apostamos por la dieta mediterránea y te invitamos a conocer nuestros platos inspirados en la gastronomía regional. Porque ¿qué puede haber mejor que lo nuestro?


Deja un comentario

Su email no será publicado.

*